Relacionan la sincronización cerebral con la dislexia

Diversos estudios han demostrado que las regiones auditivas del cerebro se sincronizan con los estímulos auditivos externos. Es decir, el cerebro es capaz de acompasar de forma natural la frecuencia de sus ondas cerebrales con las oscilaciones o el ritmo de lo que escucha en cada momento. Sin embargo, poco se sabía hasta ahora de las consecuencias que tenía el efecto de la sincronización cerebral en las regiones del cerebro directamente relacionadas con el procesamiento del lenguaje.
Los investigadores realizaron sendos estudios a 35 y 37 personas, a las que sometieron a la escucha de diferentes frases durante unos seis minutos. A través de la magnetoencefalografía, se analizaron las regiones cerebrales que se sincronizaban con las diferentes bandas de frecuencia. Según los autores, el experimento ha demostrado que la sincronización con el habla es más intensa cuando el cerebro escucha ondas de baja frecuencia (aquellas relacionadas con el acento, los tonos y la entonación del habla). Esta sincronización derivaría en una activación directa de las regiones cerebrales relacionadas con el procesamiento de lenguaje, como es el caso del área de Broca.
En anteriores trabajos, los investigadores comprobaron que los niños con dislexia muestran una débil sincronización con las bandas de frecuencia baja y, por tanto, una escasa activación de las regiones relacionadas con el procesamiento del lenguaje. Además, se ha demostrado que los jóvenes que no procesan de manera óptima las ondas de frecuencia baja tienen mayores dificultades para decodificar los fonemas y palabras, lo que se relaciona directamente con la capacidad lectora y sus posibles trastornos, como la dislexia.
[Eur J Neurosci 2017; Dec 28. [Epub ahead of print]]

Deja un comentario